Buscar en este blog

lunes, 4 de diciembre de 2017

ORACIÓN "¡Ven, Señor, no tardes más!"

 
 
¡VEN, SEÑOR, NO TARDES MÁS!
Es Adviento,
se despierta el anhelo del corazón,
las puertas se abren para que entres en la Iglesia, ...
en cada comunidad y en todo nuestro ser,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
y como el centinela nos mantenemos en vela,
los ojos iluminados del corazón nunca se cierran,
ni de día, ni de noche,
porque el Señor viene y no podemos quedarnos dormidos,
vendrá por sorpresa, en el momento inesperado
y el alma debe permanecer vigilante a la espera del Esposo,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es. Adviento,
y se enciende la oración del corazón,
la oración ininterrumpida, la oración perseverante
con las lámparas encendidas y el anhelo del corazón,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
y hay que ponerse a trabajar,
abajar los montes de la soberbia
y pisar la tierra sagrada de la humildad,
levantar el alma para salir de la timidez y los miedos
siendo valientes misioneros del Señor,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
para preparar el camino al Señor,
ya viene en el misterio de la Encarnación,
para plantar la tienda entre nosotros,
el Dios con nosotros, el Enmanuel, ya está cerca,
adornar la casa con la Corona de Adviento y el Portal de Belén,
y sobre todo adornar la casa interior, nuestro templo
con la vida de gracia en el sacramento de la Reconciliación,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
tiempo de esperanza, de levantar el ánimo y la esperanza,
de hacer posible lo imposible,
de subir a la montaña sagrada de la Eucaristía
y bajar para atender a los pobres, a los sin techos,
a los enfermos, a los hambrientos y a los desnudos,
porque el Invisible se hace visible a través de ellos,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
tiempo de cultivar la alegría cristiana,
el gozo de ser cristiano,
de vivir el Evangelio de la Vida,
haciéndose uno pequeño
para que Cristo llene con su grandeza nuestra alma,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
grita Juan el Bautista, el profeta Isaías y la Virgen María,
todos a una impulsan al Pueblo de Dios a gritar diciendo:
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
María espera que nazca el Niño,
pero no en el portal de Belén sino en el portal de nuestro corazón para llenarlo todo de luz, paz y gracia,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
tiempo de conversión, de austeridad
y rechazo al derroche y el consumismo,
para compartir con los que no tienen,
para acercarse al pobre y sentarlo a nuestra mesa,
para practicar la caridad y la generosidad,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
y comenzamos de nuevo, un nuevo Año Litúrgico,
con nuevas ilusiones, nuevas expectativas
y nuevos proyectos con nueva visión,
¡ven, Señor, no tardes más!
Es Adviento,
pongamos todo a tiempo,
porque Cristo se merece lo mejor,
pongámonos el traje de fiesta,
la sonrisa en el rostro y la alegría en el corazón
porque viene el Señor,
¡ven, Señor, no tardes más!
¡Maranatha! Amén.
 
(PBRO LAZARO ALBAR MARIN)

ORACIÓN : ¡Oh, Santa Eucaristía, fuente de mi esperanza!



OH, SANTA EUCARISTÍA,
FUENTE DE MI ESPERANZA

Al contemplarte Cuerpo de Cristo,
miro tu corazón encendido en el amor más grande, ...
amor divino y consolador,
riqueza de los pobres, de los pecadores,
riqueza de toda la humanidad.

Yo llamo a tu puerta y tú llamas a la mía,
cuando te necesito ahí estás,
y cuando me necesitas ahí estoy,
en Ti está la puerta del Paraíso,
¡qué desdicha no entrar por tu puerta!

Quien descubre el tesoro de tu corazón
ya no quiere “otros tesoros”,
falsas ilusiones engañosas que el mundo ofrece,
que en vez de dar plenitud dan vacío e insatisfacción.

La paciencia y la humildad encuentran
la esperanza del Adviento y de toda la vida,
¡Cristo es nuestra esperanza!
Cristo es el motor que nos lleva al gozo de la eternidad.

La fe, la esperanza y la caridad, van de la mano;
la crisis de esperanza es crisis de fe y de amor,
por eso ¡levantemos la esperanza!
¡Levantemos el corazón hacia Cristo!

Con Cristo todo es posible,
nada muere con Él,
nada desfallece,
¡oh, Fuente de mi esperanza!

Con Cristo la tierra se hace cielo,
el pecador se siente perdonado,
quien cayó en la tristeza encontró la alegría,
con Cristo en nuestro corazón todo se renueva,
el rico se hace pobre y el pobre queda enriquecido.

Si abrieras la puerta de tu corazón a Cristo,
al Señor de la Esperanza,
al Amor de todo amor,
a la Fe que hace posible lo imposible,
no quedarías defraudado sino enriquecido y enaltecido
en la gloria que camina hacia la eternidad.

¡Oh, Santa Eucaristía, fuente de mi Esperanza!
Bendita seas, ahora y por siempre. Amén.

(PBRO. LAZARO ALBAR)
 

domingo, 26 de noviembre de 2017

ORACION: Ama, suelta los frenos, y abraza a Dios.

AMA, SUELTA LOS FRENOS,
Y ABRAZA A DIOS
Cuando no tengas ganas de rezar,
cuando tu oración sea un árido desierto, ...
cuando parezca que has perdido la fe,
ama, suelta los frenos y abraza a Dios.
Cuando los miedos te paralicen,
cuando te dé vergüenza anunciar a Jesucristo,
cuando puedan reírse de ti,
cuando tengas resistencias para la conversión,
ama, suelta los frenos y abraza a Dios.

Cuando la vida se te haga pesada, incluso insoportable,
cuando te encierres en ti mismo por miedo a que te pisoteen,
cuando no puedas más,
ama, suelta los frenos y abraza a Dios.
Cuando hayas perdido la ilusión,
cuando todo lo veas oscuro,
cuando parece que la esperanza se desvanece,
ama, suelta los frenos y abraza a Dios.
Cuando todo se vuelve contra ti,
cuando estás subiendo el Calvario,
cuando te quieren crucificar,
ama, suelta los frenos y abraza a Dios.
Cuando parece que te quitan la tierra que pisan tus pies,
cuando te encuentras ante un precipicio y el tergiverso abismo,
 cuando tengas que elegir entre el abismo y Dios,
ama, suelta los frenos y abraza a Dios.
Cuando sientas la soledad,
cuando te encierres en ti mismo,
cuando te aísles en tu dolor,
ama, suelta los frenos, corre,
y lánzate en los brazos de Dios.
Confía en Dios, ámale, que Él no te defraudará. Amén.
 
(Pbro Lázaro Albar Marín)
(

lunes, 20 de noviembre de 2017

RESEÑA RETIRO: La Eucaristía, Fuente de Vida.



Este fin de semana la Fraternidad «Velad y Orad» ha impartido en la Casa de Espiritualidad de Santa María de las Mogarizas un retiro sobre La Eucaristía, Fuente de Vida. Veintisiete personas de distintos lugares de nuestra Diócesis, incluido de Ceuta, han asistido y participado de este Encuentro con el Señor. Cuarenta y ocho horas de adoración del Santísimo, en el día y en la noche, percibiendo una fuerte presencia de... quien es la razón de nuestra vida. Documentos como la carta apostólica de san Juan Pablo II Dies Domine, la exhortación apostólica de Benedicto XVI Sacramentum caritatis, y el Catecismo de la Iglesia, han ilustrado el retiro junto con la Palabra de Dios. Meditaciones (Eucaristía, misterio de la fe; La Eucaristía, celebrar el don de Dios; Eucaristía y compromiso de vida cristiana; Actualizar la conciencia del Día del Señor), contemplaciones (Hazte Pan de Dios para los demás; Quien venga a mí, no tendrá hambre; La Cena del Señor; Entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo), la oración comunitaria del sábado por la noche (Señor, danos siempre de ese Pan), la Liturgia de las Horas, las Eucaristías, la meditación personal, la continua confesión y la alegría de los participantes al recibir el sacramento de la Reconciliación, el silencio, la soledad, la oración, el canto contemplativo, la música y la belleza de la naturaleza han llenado el tiempo y el lugar de la experiencia vivida. Pero sobre todo resplandecía el Santísimo expuesto como Sol que iluminaba nuestros corazones. Algunos han dicho que lo que han vivido les ha marcado entre un antes y un después; todos hemos percibido un amor muy grande que brota de la adoración del Cristo Eucarístico; otros han salido con deseos de incorporar a su vida la Eucaristía diaria; y en la Primera Jornada de los Pobres, una mayor concienciación de acercarnos a los pobres, ayudarlos y hacerlos partícipes de nuestra vida de fe y de la Eucaristía dominical.
 


ORACIÓN: Siempre junto a Ti, para adorarte, Mi Señor.




Al llegar la noche, cuando toda la creación descansa,
cuando las aves han regresado a su nido, ...
los animales a sus guaridas y las personas descansan en su lecho,
ahí sigues tú, Cristo, Presencia Eucarística,
con tus adoradores en contemplación y silencio,
aquí estoy junto a Ti,
siempre junto a Ti, en adoración.
Sigue ardiendo la llama de tu amor
y nuestros corazones quieren también arder contigo,
en comunión, en fiesta de júbilo y danza mística,
de rodillas o postrados ante Ti,
Sol resplandeciente de la noche,
caigo enamorado de amor,
muriendo de amor, contigo,
siempre junto a Ti, en adoración.
¡Cuánto dolor y sufrimiento en el mundo y en nuestro mundo!
 ¡Cuánta angustia a veces desesperanzada!
¡Cuántas tragedias y cuántos fracasos!
¡Cuántas ilusiones perdidas!
Y Tú, coronado de espinas y flagelado, amando,
con tu amor de todo amor sanando y curando
a quién te contempla y te adora,
por eso estoy aquí, junto a Ti, contigo,
siempre junto a Ti, en adoración.
Así eres Tú, en medio de la noche,
como el ciprés que apunta al cielo,
Tú nos apuntas hacia la eternidad, la gloriosa felicidad junto a Ti,
recuperando el Paraíso perdido, el Jardín del Edén,
siento tu presencia como la brisa de la tarde o el frescor de la noche,
y aquí estoy, junto a Ti, siempre contigo,
siempre junto a Ti, en adoración.
No me dejes, mi Señor, quiero estar siempre contigo,
atráeme hacia Ti, siempre junto a Ti,
que muero de amor, en adoración. Amén.
 
(Pbro. Lázaro Albar Marín)

sábado, 18 de noviembre de 2017

ORACION: Jardín de Dios, Presencia Eucarística.

 
 
Te adoro y siempre te adoraré,
Cristo mío, Cristo de todos,...
Iglesia santa a tus pies, arrodillada,
Tú, Santísimo Sacramento del altar.
Paseando contigo, caminando contigo,
escalando las cumbres del amor hasta alcanzarte y abrazarte,
cada día y cada noche, en el silencio de la oración,
en la escucha de tu Palabra, y adorándote y alabándote,
en la tierra de la humildad, ¡pobre de mí!,
tierra sagrada donde me descalzo para amarte, mi Señor.
Las flores de tu jardín somos nosotros,
en mil colores de belleza espiritual,
el alma se enternece, el corazón se estremece
admirado de tu belleza de Buen Pastor,
y caminas entre nosotros y con nosotros,
las espinas que te clavaron quisiera quitártelas,
las espinas que me clavaron te las ofrezco,
Rosa con espinas es tu Madre y nuestra Madre, Santa María,
en el Jardín de Dios, Huerto florido.
Siempre atardeciendo, siempre amaneciendo,
Cristo Resucitado eres mi Sol,
tus rayos de amor ponen a examen mi amor,
en el atardecer de la vida alcanzando el cielo de la eternidad,
el hogar de la santidad, la paz junto a Ti, mi Señor,
paseando, caminando, evangelizando y amando,
amando, sin dejar de amar, en esta tierra
hasta tocar el cielo con mis manos heridas como las tuyas,
pero manos que son bendición.
Solo puedo ofrecerte, Santísimo Sacramento,
esta flor roja de tu pasión que es la mía,
pasión de amor hasta que arda la tierra en fuego,
llamas de amor, que encienden los corazones,
porque tú estás en mí, y yo en adoración. Amén
 
(Pbro. Lázaro Albar Marín)

martes, 14 de noviembre de 2017

ORACION: Tengo sed de ti y Tu tienes sed de mí.




Como la tierra reseca y agrietada 
que espera la lluvia para que germine la semilla, 
así mi alma te anhela para que con tu gracia, Dios mío, 
brote la semilla de la fe, la esperanza y la caridad 
hasta alcanzar el cielo.

Como la cierva que busca corrientes de agua, 
así mi alma busca la fuente que brota de la Eucaristía, 
beber y beber, amar y amar, 
hasta elevarme en un éxtasis que alcance también el cielo.

Como el que busca la paz 
y vive en continua lucha dando respuesta a la vida, 
a lo que hiere el corazón, a lo que desconcierta, 
a todo tipo de tribulación, 
pero sigue alegre, perseverante y esperanzado, 
así mi alma quiere ser sin desfallecer, sin hundirse, 
caminante sobre las olas del amor en el océano de Dios.

Como el que busca la luz y se aleja de los paisajes tenebrosos, 
de los cielos de oscuridad y tiniebla, 
y corre incesantemente en la oración del día y de la noche, queriendo sumergirse en la luz divina, 
amaneciendo cada día al amor de Dios 
que todo lo cubre, todo lo llena, 
así mi alma anda sin descansar, 
corre las tras huella de mi Dios en esta aventura 
que es la vida buscando la eternidad.

Y desde la cruz, mi Cristo y Señor, me dices «tengo sed», 
y tienes sed de que yo tenga sed,
que yo tenga sed de tu amor y me deje amar por ti 
para que yo llenándome de ti ame a los demás,
aunque los demás no conozcan cómo amo, 
pero amando hasta morir de amor.

Solo puedo decirte que mi sed es tu sed, 
mi amor es tu amor, mi paz es tu paz, 
y que sin ti muero de dolor hasta desaparecer en mi abismo 
pero cogido entre tus manos, 
silencio de tu amor que nunca me abandonas
porque has dado la vida por mí,
Santísima Trinidad.

Gracias, mi Señor, por ser como eres,
quiero ser como tú, 
tengo sed de ti porque tú tienes sed de mí. Amén
 
(Pbro. Lázaro Albar)

lunes, 30 de octubre de 2017

ORACIÓN: Yo Cristo, soy tu Fuente, el manantial de la Vida.



                                                     Yo soy tu fuente,
el manantial de la vida,
de mis entrañas corren ríos de misericordia
para todos aquellos que me abren su corazón.
 
¿Tienes sed?
Yo vengo a llenar tu vacío interior,
a colmar los anhelos más profundos de tu corazón,
a saciarte de paz alegría y amor.
¿Tienes hambre?
Deja que te lleve a mis lindos pastos,
deja que te alimente con mi Pan Eucarístico
que te hace vivir la comunión conmigo y con los demás,  ofreciéndote la vida eterna.
¿Estás angustiado?
Confía en mí, ven a mí,
Yo soy el alivio donde puedes desahogarte
para sentirte consolado y amado
en el sacramento del perdón
y experimentar mi abrazo misericordioso.
¿Estás inquieto?
Que no se turbe tu corazón
porque Yo vengo con mi paz
para  que alcances el equilibrio
y la armonía de la vida,
deja que todo pase porque yo estoy contigo.
¿Estás enfermo?
Abandónate en mí,
tengo para ti mi unción,
el sacramento que perdona tus pecados
y te da la salud corporal y espiritual,
únete a mi pasión y ofrécete para tu santificación,
del mundo y de la Iglesia.
¿Estás empobrecido, sin casa ni hogar?
Yo saldré a tu encuentro para acogerte
a través de mis discípulos, para ayudarte,
para que dejes la mendicidad
y encuentres la dignidad del trabajo.
¿No sabes orar?
Ven a mí, te envío mi Espíritu para que ore en ti,
para que pronuncies palabras de vida y de salvación,
para que puedas decir humildemente:
«¡Abbá, Padre, yo también te amo!».
¿No conoces mi Evangelio?
Lee mi Palabra,
escucha mi voz en la Sagrada Escritura y en la vida,
yo siempre hablo al corazón que calla para escucharme.
¿Quieres ser discípulo mío?
Te haré apóstol, aprende de mí,
en íntima comunión de verdadera amistad,
manteniéndote en intimidad y cercanía,
y te enviaré en mi nombre
para que me anuncies allí donde estés
y produzcas obras de amor
que santifiquen todo lo que toques.
 
Sí, yo soy Cristo, tu Señor,
que ahora estoy vivo y resucitado,
y tengo todo el poder y la fuerza,
estoy sentado a la derecha del Padre
y en la intimidad del corazón de los que me acogen.
 
Sí, yo soy Cristo, el Señor,
que te traigo la vida que necesitas
y te abro las puertas de la eternidad.
 
Sí, yo soy Cristo, tu Señor,
cuenta conmigo y yo contaré contigo. Amén.

(Pbro. Lázaro Albar)

jueves, 26 de octubre de 2017

ORACIÓN: Siempre te amaré.




SIEMPRE TE AMARÉ, DIOS MÍO
 
¡Cuánto amor derramado ante tanta ingratitud!
¿Cómo responder a tan altísimo amor, mi Señor?
 
Eres fuente inagotable de misericordia infinita;
eres fuente inagotable de un misterio de amor por descubrir;
eres fuente inagotable del perdón más excelso;
eres fuente inagotable de la vida que nos resucita;
eres fuente inagotable de la vida con alas de eternidad.
 
Quisiera abrazarme a tu hermoso tronco
para sentirme seguro ante quien siempre me ama;
quisiera abrazarme a las ramas que quieren alcanzar el cielo
porque lo mejor está por venir;
quisiera abrazarme a todos los pobres de la tierra
para decirles que hay un Dios que los ama con locura;
quisiera abrazarme al que cae de rodillas doblándose sobre su angustia
para decirle eleva tu mirada al cielo porque para ti hay respuesta;
quiera abrazarme a todo el que sufre por algún motivo
en su cuerpo o en su alma para decirle
para ti también hay esperanza, tu tristeza se convertirá en alegría.
 
Soy nada y en mi pobreza te encuentro;
soy nada y tú, Cristo, eres mi tesoro;
soy nada y en mi debilidad encuentro la fortaleza;
soy nada porque yo soy creatura y tú eres mi Creador;
soy nada y no hay nada más maravilloso que conocerte, Dios mío,
en tu ausencia y en tu presencia, porque tú siempre estás ahí,
amando, protegiendo, bendiciendo,
y yo soy nada ante Ti, que eres mi Todo.
 
¿Cómo podré pagarte tanta dicha?
¿Cómo podré agradecerte que tú eres mi mejor regalo?
¿Cómo podré corresponder a tantas oleadas de amor incesante
que vienen de tu Corazón hacia mi corazón?
¿Cómo podré decirte que te amo aunque a veces no comprenda,
aunque no entienda nada pero sabiendo que
en amarte está mi felicidad?
 Te amo y siempre te amaré, como sé amar y como tú me enseñas,
Dios mío, siempre te amaré. Amén.

 
(Pbro. Lázaro Albar)
 

RETIROS ESPIRITUALES Y OTROS


RETIROS DE ORACIÓN PROPUESTOS PARA EL CURSO 2.017/2.018

 
 
PROGRAMA CURSO 2016-17 
Mes
Días
Retiro
Octubre
2017
13 al 15Escuela de Oración I: Iniciación a la oración: A la búsqueda de Dios.
Noviembre201717 al 19La Eucaristía, fuente de vida.
Enero201819 al 21Escuela de Oración II: Práctica de la Lectio Divina
Febrero201823 al 25Actitudes del corazón para seguir a Jesús (Desierto)
Marzo2018  
Abril201820 al 22Padrenuestro: Hacer vida la oración de Jesús
Junio20188 al 10Ante el Misterio de María

OTRAS ACTIVIDADES
Octubre2017Día 22XXV Encuentro Diocesano de Oración: "ORACIÓN Y NUEVA EVANGELIZACIÓN"      Seminario San Bartolomé y Catedral en Cádiz.
Abril2018 Encuentro Nacional de Iconografía en Cáceres
Mayo2018Día 26XVII Jornada Diocesana de Espiritualidad
 
Imparten: Lázaro Albar y Fraternidad Velad y Orad.
Lugar: Casa de Espiritualidad Santa María de las Mogarizas (La Barrosa –Chiclana)
 

Los retiros empiezan los viernes por la tarde a las 19:00 horas, con la acogida a las 18:00h y terminan el domingo por la tarde sobre las 16:00h.


TELÉFONOS DE CONTACTO PARA INSCRIPCIONES: 
 

Inscripción:María Eugenia

956 767 695 / 616 262 514
C/ Santa María de las Mogarizas, 28
11130 -LA BARROSA -CHICLANA (Cádiz)
www.veladyorad.blogspot.com
veladyorad.09@gmail.com
 

lunes, 16 de octubre de 2017

RESEÑA RETIRO: ESCUELA DE ORACIÓN: Iniciación a la oración "A la búsqueda de Dios"


RESEÑA CURSO DE INICIACIÓN A LA ORACIÓN: " A la búsqueda de Dios "
Este fin de semana la Fraternidad Velad y Orad ha impartido un curso de iniciación a la oración cristiana en la Casa de Espiritualidad Santa María de las Mogarizas (Chiclana). Veintidós personas hemos podido disfrutar y gozar de la experiencia de Dios.
La adoración del Santísimo, la contemplación de la naturaleza que nos habla de Dios, la oración litúrgica, la oración comunitaria, la meditación personal y el aprendizaje de diversos métodos de oración para orar con la Palabra de Dios y con la vida han llenado este tiempo para estar a solas con Dios y para tomar conciencia que la oración nos compromete con la vida y con los hermanos. Doy gracias a Dios y a la Santísima Virgen porque una vez más hemos visto como la vida de oración renueva nuestra fe, levanta nuestra esperanza y nos hace crecer en el amor.
(Pbro. Lázaro Albar)

domingo, 8 de octubre de 2017

ORACION: ¡QUIERO SER TU AMIGO, MI SEÑOR!



¡QUIERO SER TU AMIGO, MI SEÑOR!

Quiero trabajar en tu viña, mi Señor,
mi amigo tenía una viña
y yo quiero hacer una canto a su viña....

¡Oh, Dios mío!
Escogiste un pueblo,
lo liberaste de la esclavitud,
lo acompañaste por el desierto
entre fidelidades e infidelidades,
tú siempre fuiste su Amigo,
le diste una tierra que manaba leche y miel,
tierra abundante en ricos frutos,
racimos de uvas gigantes.

Un pueblo que no valoró tu amor,
que no te fue fiel,
que no escuchaba tu voz,
ni la de los profetas ni la de tu propio Hijo,
un pueblo que en castigo por su infidelidad
padeció el destierro,
y allí ya sin sacerdote, sin templo, sin identidad,
pagó en castigo su infidelidad.

Dios ama a su pueblo,
lo quiere como un Amigo de verdad,
pero un auténtico Amigo corrige,
exhorta, libera, castiga, salva,
como un padre cuida de sus hijos.

Pero el pueblo no daba su fruto,
iba tras sus propios intereses,
viene el Hijo Amado del Dueño de la Viña
y lo azotan, lo escupen, lo desprecian,
no acogen la inmensidad de su amor,
al contrario, es odiado y crucificado.

El Hijo Amado solo sabía amar,
pero quien de verdad ama, sufre,
porque el verdadero amor va unido al dolor,
ya el verdadero amor es crucificado.

¿Has aprendido a amar al estilo de Jesús?
Aprende a abrazar la cruz de cada día,
aprende a perdonar a los que te crucifican,
aprende a amar a Dios amando a los hermanos,
ama sin comprender, ama sin entender,
porque en el amor está el secreto de la vida.

Donde hay amor, hay vida,
el amor es la savia que conecta
la Santísima Trinidad con los discípulos de Jesús,
savia espiritual que nos hace amigos para dar fruto,
son los frutos de la vida en el Espíritu.

Ya no os llamo siervos, os llamo amigos,
¿quieres ser amigo de Cristo, nuestro Señor?
Vive en comunión con Él,
vive una vida sacramental,
y hazte amigo de los pobres, de los enfermos,
de los inmigrantes, de los que sufren,
y tiéndeles una mano, levanta al que está caído,
contagia la esperanza de la salvación.

Quiero ser tu amigo, Señor,
quiero trabajar en tu viña,
con la oración y la vida,
con los dones que me has dado,
trabajando cada día hasta llegar al cansancio,
para descansar en Ti, que alivias el corazón.

Me has dado una viña,
un trozo de tu viña para que prepare la tierra,
para que la cultive,
y tú Cristo eres la vid y yo el sarmiento,
sin ti nada puedo hacer,
sin ti no hay fruto,
pero contigo el fruto es abundante,
y tú me podas con el dolor de las contrariedades de la vida
para que dé más fruto, para que crezca en santidad,
para hacer tu Iglesia más santa, más humana y más divina.

Sí, mi Señor, quiero ser tu amigo,
quiero cantar a tu Viña,
hacer un canto a la belleza de tu Iglesia,
a su misterio de comunión para la misión,
quiero amar a fondo perdido,
amar por amor, sin esperar nada,
para que la uva sea abundante,
pisarla con mis pies gastados de ir de aquí para allá,
anunciando el Evangelio,
sembrando semillas del Reino.

Quiero hacerme vino de tu Sangre,
que consagrada se da a beber para el perdón de los pecados,
para la vida eterna,
quiero que por mis venas corra la sangre de tu amor,
sangre noble porque eres mi rey
y solo quiero que tú reines en mí,
en el día y en la noche.

Quiero ser tu amigo que hace un canto a tu Viña,
quiero ser tu amigo que quiere morir en tus brazos
para que me lleves a la Tierra Prometida,
al Paraíso, a la Eternidad de la Gloria,
donde la Viña da frutos eternos de amor,
adoración, contemplación, alabanza,
con los ángeles, los mártires y los santos del cielo.

Sí, mi Señor,
quiero ser tu amigo que cante un canto de amor a tu Viña,
quiero ser tu amigo y para ello te ofrezco mi vida. Amén.
 
Pbro. Lázaro Albar Marín


miércoles, 4 de octubre de 2017

ORACIÓN : ¡OH SANTA TRINIDAD!


¡OH, SANTA TRINIDAD!
Silencio, la noche calla,
el murmullo del agua que corre
es sonido que despierta mi ser, ...
agua del Espíritu que brota del manantial de Dios,
¡oh, Santa Trinidad!
Agua del Espíritu y fuego de amor,
brasas incandescentes del amor más puro
que encienden mi corazón,
en el agua de Dios el fuego divino,
en mi más pobre humanidad
la Santa Divinidad viene a habitarme,
misterio de inhabitación,
¡oh, Santa Trinidad!
La belleza de Dios siempre sorprendente,
delicadeza y ternura de la limpieza de corazón
que desea ansiosamente alcanzar ver a Dios,
que su rostro escondido se revele,
más allá de las cumbres del amor,
¡oh Santa Trinidad!
Aunque los cielos de mi alma se oscurecieran,
tras la penumbra de mi miseria espiritual está la más bella luz,
el Sol que ilumina la tierra y el universo,
y los ángeles custodios que me protegen me llevan
a la luz resplandeciente del más puro amor,
¡oh, Santa Trinidad!
Dejar en la tierra desconocida de la podredumbre del pecado
todo egoísmo, toda envidia, toda maldición que destruye al ser
y convertirse en peregrino de la tierra prometida de Dios,
de su Reino de paz, justicia, perdón y delicada fraternidad,
quiero pisar tu tierra, ¡oh, Santa Trinidad!
Convierte mi corazón,
transforma mi mente,
purifica mi interior en el Calvario de tu amor,
aunque no comprenda, aunque no entienda,
tan solo me basta saber que estás ahí, ¡oh, Santa Trinidad!
Ya veo la Luz,
ya la Esperanza confía y espera el momento de Dios,
ya puedo ser sembrador de semillas,
la pequeña mostaza que todo lo engrandece,
ya despunta el alba, ya amanece una nueva luz,
ya percibo tu constante abrazo, ¡oh, Santa Trinidad!
¡Cuánta gracia derramada!
¡Cuánta delicadeza de amor!
¡Cuanta belleza de música celestial y de canto de ángeles!
Santidad, solo amor y perdón en la tierra de Dios,
quiero abrazarte por toda la eternidad,
¡oh, Santa Trinidad!
 
(Pbro. Lázaro Albar Marín)

XXV ENCUENTRO DIOCESANO DE ORACIÓN



Os invitamos a este gran acontecimiento. Comenzaremos con la acogida a las 10 h y terminaremos sobre las 6 h de la tarde.
Comenzaremos en el Seminario, iremos a la Iglesia De Santiago a rezar Laudes presididos por nuestro Obispo y animado por el Seminario. Más tarde pasaremos a la Catedral donde algunos podrán confesar para ganar el Jubileo, y a las 12 h. la Eucaristía presidida por D. Rafael.
De allí pasaremos otra vez a la Iglesia De Santiago para tener una hora de oración comunitaria. Se hará comida fraterna en el patio del Seminario y si fuera necesario en el comedor.
 Luego en el salón de actos pondremos una presentación con la historia de los 25 Encuentros , para acabar con testimonios de los distintos Movimientos eclesiales relacionados con la oración y culminará con una oración a María nuestra Madre. Os esperamos.

RETIRO ESCUELA DE ORACIÓN I: Iniciación a la oración. A la búsqueda de Dios.


Para entrar más adentro en el misterio de la oración, para aprender a adorar, a orar con la naturaleza, con la Palabra de Dios y con la vida. No te lo pierdas, en clima de silencio y oración, compartiendo experiencias vividas.

domingo, 24 de septiembre de 2017

ORACION: "Santa Comunidad, ¿Hacia donde caminamos?"

 
 
SANTA COMUNIDAD,
¿HACIA DÓNDE CAMINAMOS?

Todos los ideales, todos los intereses, todas las conveniencias,
quedan desvanecidas ante los sueños de Dios....

Dios nos soñó comunidad santa, creativa, con fuego de amor,
animada por el Espíritu Santo.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
que sufren juntos y se alegran juntos,
siempre en comunión fraterna,
respirando la paz del Reino,
la bienaventuranza de ser constructores de paz
que se sienten verdaderos hijos de Dios,
amados y queridos por Dios y los hermanos.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
para ello no escogió a los perfectos sino a los pecadores
que siempre buscan la conversión,
aquellos que no se sienten convertidos,
aquellos que necesitan avanzar en la fe, la esperanza y la caridad.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
con aquellos que hemos cometido errores
y seguimos cometiéndolos,
pero la sed de santidad nos hace superar los obstáculos,
ser comprensivos porque el verdadero amor todo lo comprende, todo lo perdona, porque el amor tiene la última palabra,
pero al mismo tiempo practicamos la corrección fraterna
con caridad y humildad.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
donde cada uno pone sus cualidades y dones
al servicio de los demás,
donde el único protagonista es Cristo y María,
Madre de Dios y Madre nuestra,
y toda nuestra labor es para servir a la Iglesia
y dar gloria y alabanza a Dios.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
que perdonan y se sienten perdonados en el sacramento del perdón,
confesando con vergüenza los pecados
pero con profundo arrepentimiento,
deseosos de conversión y profunda comunión con Cristo.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
que practican la misericordia,
sensibles a las necesidades de los pobres y de los enfermos,
para tender la mano y levantar a la persona,
para transmitir salud y curar las enfermedades
del alma y del cuerpo,
para ayudar a recuperar la dignidad de hijos de Dios
e integrarlos en la comunidad.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
en proceso de evangelización,
en contacto con la Palabra de Dios,
como fuente de vida espiritual
y aliento de vida para comunicar vida,
para limpiar el corazón y poner la semilla del Reino
allí donde nos encontremos.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
una comunidad que se deja evangelizar,
que se forma a la luz del Evangelio y del Catecismo de la Iglesia,
se hace evangelizadora, se pone en salida,
porque hay muchos que no conocen a Jesucristo
y porque la salvación es para todos los que abren el corazón a Dios.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
comunidad orante, que aprende a orar y enseña a orar,
que penetra el misterio de Dios
y lo toca con el corazón y las manos,
 hermanos de experiencia de Dios que por eso son
testigos del amor más grande,
del amor que necesita nuestro mundo.

Dios nos soñó comunidad de hermanos jóvenes,
siempre jóvenes, ilusionados, de corazones magnánimos,
con grandeza de ánimo, más allá de nuestras edades
irradiando la eterna juventud de la alegría del Evangelio.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
que celebra la fe con la belleza del canto
y la riqueza de la liturgia de la Iglesia,
haciendo del templo espacio para escuchar a Dios en el silencio
y templo de Dios para la oración.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
que sabe compartir el tiempo, los dones y los bienes,
a fin de que los ricos sean más pobres
y los pobres salgan de su pobreza.

Dios nos soñó comunidad de hermanos,
que reflejan el misterio de la Santísima Trinidad,
misterio de intimidad, comunión y amor,
comunidad que bajo el manto de la Virgen
se siente acompañada, guiada y amada
para dar gloria a Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
 
(PBRO Lázaro Albar Marín)

lunes, 10 de julio de 2017

ADELANTO DE RETIROS Y OTRAS ACTIVIDADES DE LA FRATERNIDAD PARA EL PRÓXIMO CURSO 2.017/2.018

ADELANTO DE RETIROS Y OTRAS ACTIVIDADES DE LA FRATERNIDAD PARA EL PRÓXIMO CURSO 2.017/2.018...

29 de Octubre e 2.017:  XXV Encuentro Diocesano en Cádiz (pendiente por confirmar el lugar de celebración)
 
Del 13 al 15 de Octubre de 2.017: Escuela de Oración I en Mogarizas: “A la búsqueda de Dios”(iniciación a la oración)
 
Del 17 al 19 de Noviembre de 2.017: Retiro en Mogarizas: “La Eucaristía fuente de vida”
 
Del 19 al 21 de Enero de 2.018 Escuela de Oración II en  Mogarizas: “Práctica de la Lectio Divina”
 
Poco a poco iremos adelantando más retiros. Buen verano a todos y que Dios los bendiga!

domingo, 9 de julio de 2017

ORACIÓN: TÚ AMOR Y MI AMOR, ABRAZADOS PARA SIEMPRE, CRISTO MÍO





¡Qué misterio más grande,
tu amor y mi amor abrazados!...
Si vives en mí, yo vivo en ti,
si tú tocas mi corazón,
mi corazón queda purificado.
Tu amor es como las olas del mar
que van y vienen constantemente,
penetrando mi corazón,
anidando en mi corazón,
infundiendo tu vida en mi vida.
En el silencio de la noche
llamas a mi puerta para que esté contigo,
para que descienda el cielo sobre mi tierra,
para que mi tierra se eleve a tu cielo.
Como una lluvia tempranera
que empapa mi tierra
para que fructifique con la semilla de tu amor,
así me renuevo en el día a día de cada amanecer,
cuando la luz del alba toca mi corazón
porque tú eres mi luz y mi salvación.
Como la piedra
que cae en las aguas tranquilas del azul del lago
y dibuja las hermosas ondas que se extienden
y se extienden sobre la superficie,
así un toque de tu amor en mi corazón
produce infinitas ondas de amor
que quieren alcanzar a todos
en ese misterio de la evangelización.
¿Por qué, Cristo mío,
unos te aceptan y te acogen
y otros te rechazan muriendo sin conocerte?
¿Por qué, Cristo mío,
unos desean conocerte más y más,
y otros son indiferentes a tanta gracia derramada?
¿Por qué, Cristo mío,
mi deseo es alcanzar el cielo,
escalando las cumbres de tu amor,
y otros su deseo es bajar al infierno del odio, la envidia,
la violencia, la angustia y la desesperación?
Solo tú, Cristo mío, Rey del Universo,
muriendo en la cruz
nos has traído la redención y la salvación,
amor crucificado nadie ha amado como tú,
cuánto tengo que aprender mirándote en el Pan de la Eucaristía
y en todos los pobres y desdichados de la vida
donde has querido hacerte presente en tu amor
hacia los últimos, excluidos y marginados.
Pan del cielo,
que no me faltes tú,
que no deje de comer tan maravilloso alimento
que enciende el corazón en tu amor
para darlo a los demás embelleciendo mi alma.
Cristo mío,
Cristo de los que te acogen
queriendo ser de todos,
queriendo tocar a todos,
queriendo vivir en todos y salvar a todos,
si nos falta la experiencia de tu amor
nos falta la vida y muero,
porque donde falta el amor faltas tú.
Cristo mío,
deja que te abrace,
deja que toque tu cielo,
llévame de tu mano hacia la eternidad,
hacia tu gloria,
desde aquí ya se escuchan los cantos de esperanza,
los coros de los ángeles que te ensalzan,
quiero unirme a ellos en el silencio de la noche,
donde tu amor toca mi corazón hasta transfigurarlo.
Sí, Cristo mío,
tu amor y mi amor abrazados,
en la cruz o en la gloria de tu resurrección,
siempre abrazados, por toda la eternidad. Amén.
(Pbro. Lázaro Albar)