Buscar en este blog

jueves, 23 de marzo de 2017

PROXIMO RETIRO : Experiencia de Desierto Espiritual "A solas con Dios"


ORACION: Quiero configurarme contigo, mi Señor


QUIERO CONFIGURARME CONTIGO,
MI SEÑOR
Quiero configurarme contigo, mi Señor,
entra en mí para que yo pueda entrar en ti, ...
toca mi corazón para que yo toque el tuyo.
Quiero configurarme contigo,
no perder mi primer amor de cuando me enamoré de ti
y lo entregué todo por ti y por la salvación de los demás,
quiero avivar el amor que nunca se apaga,
que siempre está encendido y arde en lo profundo de mi ser.
Quiero configurarme contigo,
ser testigo de tus padecimientos, Cristo mío,
como tú eres de los míos
y de todos los sufrimientos de la humanidad,
y crucificándome contigo alcance tu gloria,
la belleza de tu amor hecho luz divina.
Quiero configurarme contigo, mi Señor,
dame un poco de ese amor que te hizo subir a la cruz,
de ese amor que es locura de amor que ama a todos
y salva a todos los que se dejan abrazar por ti.
Quiero configurarme contigo en mi pobre oración,
y salir con el rostro radiante
como cuando Moisés contempló tu gloria,
tu rostro infinitamente misericordioso, Dios mío,
o como Pedro que reflejaba en su rostro tu transfiguración,
Cristo mío, que en tanto amor puedo contemplar tu gloria.
Quiero configurarme contigo, mi Señor,
cayendo cada día a tus pies, arrodillado o postrado,
Santísimo Sacramento del altar,
escuchando tu voz «¿a quién enviaré?»,
aquí me tienes, Señor, siempre contigo, «¡envíame!»,
aunque no tenga fuerzas,
porque yo sé que tú vas conmigo. Amén.

(Pbro. Lázaro Albar)

martes, 21 de marzo de 2017

ORACIÓN: "TENGO SED DE TI, TIENES SED DE MI"

 
 
TENGO SED DE TI, TIENES SED DE MÍ

Te busco cada día mi Señor para decirte «dame de beber», 
dame de beber de tu agua, de tu Espíritu, de tu misericordia, 
de tu perdón, de tu fuente inagotable de amor.

Mi corazón reseco tiene sed de ti, 
como barro agrietado, como desierto estéril, 
como pozo sin agua, tengo sed de ti, mi Señor. 

En el día y en la noche, te busco, 
te deseo, Amor de todo amor, 
fuente inagotable de vida, 
cascadas divinas del amor más puro.

Tengo sed del agua dulce de tu mar, 
agua de tus profundidades luminosas, 
del misterio que toca mi corazón y lo colma de felicidad.

Tengo sed como la samaritana junto al pozo de Jacob, 
y yo junto al pozo de la vida, 
alma sedienta de lo divino 
y de lo humano que se hace divino.

Tengo sed de verdad, de sabiduría, 
de entendimiento, de piedad, 
de luz divina para ver el mundo con tus ojos,
con tu mirada, con tu inmenso amor.

Y tú, mi Señor, tienes sed de mí, 
así lo gritaste desde la cruz, 
mirando a la humanidad perdida 
dijiste «tengo sed».

Tú tiene sed de que yo tenga sed de ti, 
de que toda la humanidad tenga sed de Dios, 
de que cada ser humano ore y ame a Dios nuestro Padre, 
ore y ame al Hijo Amado, 
al Espíritu santificador, 
a nuestra Madre del Cielo, Reina del Universo.
Tú tienes sed de estar conmigo, 
de que te abra la puerta del corazón para que estés conmigo, 
en verdadera amistad e intimidad, 
en la Cena que no tiene fin, 
Eucaristía de cielos y tierra.

Tú tienes sed de mí desde el grito de los pobres, 
desde los enfermos incurables, 
desde los inmigrantes que huyen de su tierra 
y de sus raíces dolorosas de la violencia terrorífica 
o de la guerra de los pueblos.

Tú tienes sed de mí, y yo de ti, 
y cuanto más bebo más sed tengo, 
porque eres hermoso manantial de vida divina,
que sacia el corazón hasta la vida eterna.

Sí, mi Señor, tienes sed de mí y yo de ti. Amén.
 
(PBRO LÁZARO ALBAR)

sábado, 18 de marzo de 2017

ORACIÓN: CRISTO VIVE EN MÍ.



TÚ VIVES EN MÍ

La vida sin Dios perece,
la vida con Dios amanece.
...
La vida sin Dios es vacío,
la vida con Dios es plenitud.

La vida sin Dios es insatisfacción,
la vida con Dios es felicidad.

La vida sin Dios es monólogo,
la vida con Dios es diálogo.

La vida sin Dios es abismo,
la vida con Dios es confianza.

La vida sin Dios es vértigo,
la vida con Dios es oración.

La vida sin Dios es soledad,
la vida con Dios es compañía.

La vida sin Dios es egoísmo,
la vida con Dios es amor.

La vida sin Dios es individualismo,
la vida con Dios es fraternidad.

La vida sin Dios es violenta,
la vida con Dios es paz.

La vida sin Dios es ruptura,
la vida con Dios es armonía.

La vida sin Dios es pecado,
la vida con Dios es gracia.

La vida sin Dios es infierno,
la vida con Dios es cielo.

La vida sin Dios es ruido estridente,
la vida con Dios es música melódica.

La vida sin Dios te arroja al abismo,
la vida con Dios te arroja a los brazos de Dios.

Todo contigo, mi Señor, y nada sin ti,
porque solo quiero servirte y amarte,
contigo alcanzo el cielo y la gloria,
sin ti muero que me muero.

Contigo en la noche el cielo se ilumina,
sin ti todo es oscuridad.

Tú mi Señor, eres la razón de mi vida,
el sentido de mi existencia
y todo por amor a ti se convierte en amor a todos,
en silencio de amor, en palabras de amor,
obras de amor que son frutos de amor,
porque tú vives en mí. Amén.

(Pbro Lázaro Albar)

martes, 7 de marzo de 2017

RESEÑA RETIRO: NACER LA VIDA EN CRISTO


LA FRATERNIDAD VELAD Y ORAD DEDICÓ SU RETIRO DE MARZO AL DIÁLOGO DE JESÚS CON NICODEMO ( Por Pbro Lazaro Albar)

 El pasado fin de semana 27 personas participaron del retiro con el que la Fraternidad Velad y Orad ha empezado la Cuaresma, Nacer a la vida en Cristo, inspirado en el diálogo de Jesús con Nicodemo. Resonaba en nuestro interior las palabras del Señor «El que no nazca del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios», «El que obra la verdad se acerca a la luz».

Ha sido una gracia de Dios poder profundizar sobre nuestras raíces bautismales y la espiritualidad que brota de ella, salir renovados y renacidos para una nueva vida revistiéndonos de Cristo nuestro Señor, porque quien pone a Cristo en el centro de su vida no pierde nada, se hace libre, hijo de la luz y de la salvación, y al mismo tiempo hermano del amor divino. Basta con mirar a Cristo y contemplarlo en su belleza de bondad, ternura y misericordia para que se encienda nuestro corazón y así sentirnos más misioneros del Reino llevando la luz de Cristo a los que viven en la oscuridad. Las tinieblas de este mundo colmadas de injusticias, violencia, guerras, masacres, hambre, explotación y mucho más, no nos deja indiferentes. Los cristianos estamos llamados a dar una respuesta de amor como miembros que somos del Cuerpo Místico de Cristo.

Los que asistían por primera vez a este retiro organizado por la «Fraternidad Velad y Orad» han salido radiantes, con mucha paz y alegría para continuar el camino hacia la Pascua con deseos de orar y amar más.